Banner YacoWeb
Frase Aleatoria
Podemos perdonar fácilmente a un niño que le teme a la oscuridad; la tragedia real de la vida es cuando los hombres temen a la luz
Platón
 
Nº de Visitas
012.345
Opiniones
Lecturas: 1261
25/09/2013
Motivación y Autonomía
 
Uno de los temas más recurrentes en las conversaciones, que mantengo entre amigos, es la sobreprotección, y como esta puede afectar en el desarrollo y nivel de autonomía de una persona con discapacidad.

Pero es muy complicado plantearle a una familia, que actúa desde la más noble intención de cuidar de un ser querido, el posible hecho de estar perjudicándolo causándole una dependencia mayor de la estrictamente necesaria.

Es cierto que no debemos generalizar, y habría que examinar las particularidades de cada caso. Tengamos en cuenta la existencia de niveles extremos de discapacidad, en los que se requiere una implicación completa por parte de la familia y/o cuidadores. Pero, en determinadas ocasiones, me encuentro con una excesiva protección ante una discapacidad que, si bien es limitante, lo podría ser menos si la actitud familiar fuera algo distinta.

Labores cotidianas como ducharse, vestirse, comer, lavarse los dientes...; son tareas a las que todos debemos enfrentarnos a diario y durante toda la vida. Si existe una posibilidad, aunque sea mínima, de lograr realizar estas tareas por uno mismo, sería importante intentarlo ya que, de lograrlo, conllevarían unos beneficios enormes, tanto para la persona con discapacidad, como para su entorno.

Muchas veces he visto, y en mi niñez también lo viví aunque no con mucha frecuencia, actitudes que desmotivan al niño en su intento de realizar cualquier tarea. El impulso de ayudar a un menor a realizar ciertas tareas que, tal vez con un poco de paciencia y motivación, pudiera llevar a cabo por sí solo, retrasan el aprendizaje, alargando el periodo de dependencia más de lo necesario.

Soy consciente de que el ritmo de vida que muchos llevamos, dificulta el disponer de tiempo suficiente para que un niño, con ciertas limitaciones físicas, pueda intentar las labores cotidianas. Pero tal vez con el simple hecho de permitirle un intento cada día, ya le estamos dando la posibilidad de lograrlo en algún momento.

Pero, si bien es cierto que es conveniente darle importancia a estas cuestiones desde la niñez, porque es cuando el aprendizaje es más efectivo, sería erróneo pensar que en la etapa adulta no es posible adquirir nuevas habilidades en este sentido. La diferencia, con relación a los menores, es que no dependemos de las opciones que nos den otros, sino de la motivación que tengamos nosotros mismos.

Las ansias de libertad no son iguales para todos y veo, con cierta pena, casos en los que el conformismo es patente, y el mantener la situación actual es el único objetivo. Esto es respetable, sin duda, pero cuando te das cuenta de toda la independencia que se podría lograr si hubiera un poquito de motivación, no puedo evitar sentir, cuando menos, extrañeza.

Siempre me ha resultado incómodo el depender de los demás. Tal vez sea mi propia forma de ser, mi amor por la libertad e independencia, la que me hace sentirme así y, aunque pueda sonar extraño para los que no me conozcan lo suficiente, en muchas ocasiones me he sentido más protector que protegido. Quizás sea esta particularidad de mi, la que me haya llevado a buscar formas, a veces poco convencionales pero efectivas, para alcanzar el mayor nivel de autonomía posible.

La sensación de libertad que me ofrece el hecho de poder defenderme en actividades como ducharme, vestirme, comer, ir al baño... me han reforzado en mi autoestima, permitiéndome relacionarme con personas ajenas a mi entorno, salir de casa, viajar, vivir experiencias, etc, sin tener que preocuparme de las cuestiones más básicas.

Pero tampoco se trata de negarnos a aceptar nuestros límites, ya que todos los tenemos, y reconocerlos es también un ejercicio necesario para lograr una plena integración. Aceptar la ayuda que realmente necesitamos es, sin duda, una forma de interacción que nos permite relacionarnos con los que nos rodean.

En resumen, la motivación es una de las principales claves para alcanzar el mayor grado de autonomía posible.

 
 
Nuevo Comentario
 
Nombre:
E-Mail:
Texto:
Código de Verificación:

 
Isma
02/10/2013
Yo creo que hay que superarse siempre, vivir sabiendo las limitaciones sí, pero sabiendo que también podemos llegar a hacer cosas "nuevas", y sin ayuda, o con la menor posible.

Estoy de acuerdo con que la sobreprotección se hace por nuestro bien, pero no es algo realmente bueno para nosotros mismos.

En mi caso me sobreprotegen, lo dicen el especialista que me lleva y que no me conviene en absoluto.

Yo, no siempre fui discapacitado, ahora lo soy, y me limita pero más me limitaría si me dejara cuidar todo lo que me quieren cuidar, entonces estaría encerrado en una burbuja para que nada me pasara.
Ana
29/09/2013
Estoy de acuerdo con este texto tan bueno que has escrito, Yaco, pero difiero contigo en algo: cuando se llega a la edad adulta sigue teniendo mucho peso la opinión que nos llega de nuestro entorno y del exterior, que en caso de ser negativa por ser limitante, “acobarda” al adulto discapacitado en lo que se refiere a explorar su independencia o su potencial para alcanzarla. Por otro lado, si desde niño se le ha sobreprotegido, el cambio para él será mucho más costoso que si desde la niñez se le educa en un marco que le permita desenvolverse de forma autónoma dentro de sus posibilidades, que a veces son más de las que los padres y/o cuidadores creen en un principio. Como bien dices a una edad temprana el aprendizaje es más fácil; y lo que también es muy importante a nivel psicológico, no se va arrastrando ese “no puedes” que en ocasiones se llega a interiorizar de tal forma que el propio discapacitado se cuelga la etiqueta de “no puedo”. “Para qué intentarlo si siempre me han dicho que no puedo”.

Sigue escribiendo que lo haces muy bien.
Respuesta:
Estoy de acuerdo, Ana. Sin duda que el entorno influye, notoriamente, en la psicología de una persona a la hora de afrontar nuevos retos. Pero, aun así, con una motivación adecuada podría vencer esa limitación impuesta.

La idea que quiero transmitir que, cuando somos adultos, depende de nosotros mismos el querer intentarlo o no, al margen de los aspectos limitadores que nos hayan impuestos.

Gracias por tu comentario ;)
maribel
25/09/2013
Genial tu testimonio...por no decir ejemplarizante,estimulante!....este argumento es válido para educadores, padres o tutores d niños normales.Ser excesivamente protectores genera seres dependientes emocionalmente;taras muchas veces más mutiladoras d l propia personalidad,libertad individual etc...,que una discapacidad real.
(c) 2020 - Jacobo Pérez Hernandez - Fotos de Natalia Gozl. Hernz. - webmaster@pcyaco.es