Banner YacoWeb
 
Nº de Visitas
012.345
Humor
Lecturas: 158
02/03/2017
El sms Extraviado
El sms ExtraviadoSeguramente muchos tendréis alguna que otra anécdota sobre mensajes de texto equivocados. Si bien, lo más común es que estos errores se produzcan entre personas que tenemos en nuestra agenda (hecho que puede causar alguna situación embarazosa), en alguna ocasión pueden llegarnos mensajes de desconocidos, dando lugar a situaciones algo surrealistas.

Una de las que recuerdo siempre, cuando surge el tema, sucedió hace varios años. Hacía poco que tenía móvil y me encontraba en el trabajo (si, ahora un niño sabe manejar un móvil antes de saber leer, pero yo soy de los tiempos en que la mayor tecnología que podías llegar a tener de niño era un reloj calculadora Casio).

Recuerdo que era primera hora y aún me estaba organizando para comenzar con las tareas del día (dicho así parece que soy muy organizado, correcto, solo lo "parece").

Cuando ya empezaba a ponerme manos a la obra, mi Nokia modelo "ladrillo 1.0" sonó indicando que había recibido un mensaje. No era nada extraño ya que mi familia se olvida de decirme las cosas mientras estoy en casa, y lo recuerda cuando no estoy (no es muy lógico pero más común de lo que creía yo en ese momento).

Al mirar la pequeña pantalla, por aquel entonces era una maravilla, vi que era un número desconocido. Automáticamente pensé que mis "amigos" de Timofonica (creo que alguien registró esta marca comercial de tanto uso que se le dio), me estaban dando los buenos días, a la vez que amablemente me sugerían pasarme a contrato, a lo que yo respondía, con igual cortesía, enviándolos a ese lugar cuya higiene es tan cuestionable.

Pero cual fue mi sorpresa cuando leo lo siguiente:


- Tu siempre igual, no hay forma que cambies, estoy harta de ti. Llego en tren a la estación y no estas. Vienes a buscarme o qué?


Admito que tuve que leer el mensaje varias veces; una porque nunca conseguí dominar el uso de abreviaturas y me costó descifrarlo, y otra porque el hecho de recibir una bronca por sms a esas horas de la mañana, desubica hasta a un taxista.

Una vez centrado y entendido el mensaje, empecé a reflexionar.


A ver Yaco, eres despistado, pero olvidarte de ir a recibirla, tiene delito. Piensa ¿has conocido a alguien recientemente que te haya dicho de venirte a ver en tren? … Pues si tenemos en cuenta que vivo en una isla, y que lo más parecido a un tren es el tranvía de Tenerife (que en esa época era solo un proyecto) y que en La Palma, si no es en barco o avión, no hay forma de llegar (ni David Meca se atreve a nadar tanto), pues esto solo puede ser que la pobre chica, dado el estado de enfado y nerviosismo, no ha usado la agenda de su móvil y ha marcado mal el número, mandándome a mí el sms destinado a la persona que la ha dejado plantada.


Hacer toda esta deducción a las 8:30 de la mañana, diría que cierto mérito tiene, ¿no? (es una pregunta retórica, eh)

Dada la situación, me parecía descortés ignorar el mensaje, más que nada porque si no se daba cuenta del error, ella pensaría que el destinatario no quería responder, aumentando así su enfado hacía él. No era que me importara mucho que él quedara mal, merecido lo tendría, pero la muchacha estaría nerviosa y mejor dar opción a que contactara con el interesado, y de paso se llevara la bronca que me había tragado yo de forma gratuita.


(yo) - Creo que te has equivocado de número, lo siento.

(ella) – Ay, lo siento, y gracias.


Ese "gracias" al final fue muy agradable, supongo que al menos sintió que alguien la ayudó un poco en ese momento, aunque fuera un desconocido al que le echó la bronca por error.
 
 
Nuevo Comentario
 
Nombre:
E-Mail:
Texto:
Código de Verificación:

 
Morayma_Nazarí
08/03/2017
jajaja... ¡¡QUÉ BUENO!!
(c) 2017 - Jacobo Pérez Hernandez - Fotos de Natalia Gozl. Hernz. - webmaster@pcyaco.es